miércoles, 24 de febrero de 2016

Pedro, no es Pablo


Puede resultar inaudito que un político o su partido haga exactamente lo que dijo que iba hacer, pero Pedro no es Pablo y nosotros no vamos cambiando de parecer según el día, la encuesta o los artículos de opinión.

El Partido Socialista dijo que no iba a existir una Gran Coalición con el PP. Y eso es un hecho contrastado, ni los socialistas españoles votamos a favor de la derecha europea, ni en las Comunidades Autónomas estamos gobernando con el PP, ni en los Ayuntamientos existe un acuerdo entre los socialistas y los conservadores populares. Si no lo hicimos, no lo haremos. Ni con Rajoy ni con nadie del PP.

Y es que, no puede ser de otra manera. Porque el PSOE representa la alternativa real al PP y a lo que representa el conservadurismo más radical de Europa. Haciendo valer nuestra oposición al PP, indicamos que si Rajoy fracasaba en el Debate de Investidura, nosotros intentaríamos formar un gobierno “progresista y reformista en el que miraríamos a izquierda y derecha en base a un acuerdo programático para conseguirlo”. Rajoy no fracasó, directamente huyó atestado de los escándalos de corrupción de su formación política. En base a esa situación el PSOE optó responsablemente por intentar buscar acuerdos programáticos en el que estuviera representado todas las fuerzas de cambio.

Es curioso que Pablo Iglesias ha intentado desde el minuto uno bloquear, torpedear e imposibilitar cualquier acuerdo. Su estrategia le acerca al PP y nos recuerda aquella pinza entre Aznar y Anguita. Garzón, el actual representante de IU sabe perfectamente que esa estrategia equivocada no es la adecuada. Aquí ha estado la gran diferencia entre estos líderes que compartían programa e ideas pero que se presentaban por separado. La altura de miras de Alberto Garzón no solo es responsable sino que, bajo mi punto de vista, es la adecuada. IU se sienta desde el comienzo sin vetos y con una premisa: “programa, programa, programa”. Fruto de esa negociación sale una base de acuerdo entre PSOE, Compromis y Unidad Popular en la que, entre otras cosas, se comprometen a cambiar la Ley Electoral.

Ahora, el PSOE ha llegado a otro acuerdo con Ciudadanos, como decía Iñaki Gabilondo: “La derecha centrada y aseada”. Como ya advertimos, todos los acuerdos serían en base al programa y sin renunciar a nuestro programa electoral, nuestras convicciones socialdemócratas y nuestra historia. El acuerdo que se ha llegado tras la negociación, bajo mi punto de vista, es asumible por las demás fuerzas de cambio.

¿Acaso Pablo Iglesias está en contra de bajar de 500.000 a 250.000 firmas, las necesarias para presentar una ILP? ¿Está en contra de la reforma del artículo 135? ¿Está en contra de la supresión de los aforamientos en el Congreso, Senado y CCAA? ¿Está en contra de la despolitización del sistema judicial? ¿Está en contra del impuesto a las grandes fortunas?
Comparando este acuerdo con su programa electoral, o mienten en su programa o mienten ahora para intentar torpedear un gran acuerdo de cambio.

Tal vez, algún asesor de los cientos que tiene Podemos en toda España, le pueda explicar a Pablo Iglesias que la izquierda por sí sola no suma mayoría como para gobernar en coalición. Tal vez es que Pablo Iglesias a ese acuerdo de “izquierda” también quiera encajar a la derecha de los Pujol con toda su corrupción que es la misma que votó con el PP los recortes en la pasada legislatura. Si si, esa derecha adalid del independentismo catalán.

Si de verdad queremos un Gobierno progresista, la única forma de conseguirlo es desde la trasversalidad con todos los partidos de cambio que estén aseados de la corrupción y que trabajen en base a un acuerdo programático.

Lo demás es torpedear y manipular. Si Podemos no quiere un Gobierno progresista en España que lo diga abiertamente y se atreva a votar junto al PP. ¿Cómo explicarían eso a la opinión pública? ¿Cómo lo entenderían sus votantes? O termina aceptando que son terceros y que la gente ha elegido al PSOE como alternativa al PP. O tendrán serios problemas de encaje en esta legislatura o en las próximas elecciones si las hubiere.

Espero y deseo que la altura de miras de nuestros dirigentes sean las adecuadas para el momento histórico en el que nos encontramos. Todo lo demás sería dejar a Rajoy como Presidente del Gobierno, hoy en funciones, pero que se permanecería así hasta que tras la repetición de elecciones se eligiera un nuevo Presidente, tal vez hasta Noviembre.


Lo último de Rajoy es blindar la fábrica contaminante de celulosa ENCE que se encuentra a las orillas de la ría, hasta 2073. No tendrá nada que ver los vínculos entre el PP y el consejo de administración de ENCE. Y por si fuera poco, sigue en los telediarios la novela mediática entre Rita, Camps y toda la tropa corrupta del PP valenciano y el Presidente en funciones diciendo que Rita es inocente o sembrando la duda entre los cuerpos de seguridad por supuesta trama conspiranoica judeomasonica contra el PP ¿Esto es lo que quiere Pablo Iglesias? ¿Qué sigan gobernando? Si en estos días no hay gobierno de cambio seguirán éstos… ¿Qué prefiere Pablo? ¿De qué lado está Podemos?

1 comentario:

  1. Muy bueno tu articulo, y como bien díces Pedro Sanchez dijo que miraría a derecha, e izquierda,por tanto no ha mentído a nadie, Podemos está totalmente desubicado y ahora si quiere va a ir a remolque del PSOE,solo espero que todos los votantes socialistas que le han creído se den cuenta de que lo único que querían eran sillones y no preocuparse del pueblo y de los desahucios, como ellos decían

    ResponderEliminar