jueves, 3 de septiembre de 2015

Sea el 13 o el 23, será el último día de Mariano Rajoy

Que la economía está globalizada es un hecho fundamentado, de ahí que el frenazo de la economía china haya contagiado al reto de países emergentes y a Latinoamérica por su dependencia de las exportaciones de materias primas.

La caída del precio del petróleo y la compra de deuda desde el BCE, ha evitado que de nuevo entremos en déficit en la zona euro. Pero eso no quita que Europa esté exenta ni mucho menos. La economía europea es tan heterogénea y débil, que llevamos un año con los tipos en el mínimo histórico (0,05%). Hoy, Dragui ha vuelto a salir en prensa rebajando las previsiones de PIB y de IPC para la zona euro  y asegurando la compra de deuda a países “más allá de septiembre de 2016 si fuera necesario”. Parece ser que el Banco Central Europeo comienza la vuelta al cole con turbulencias por el frenazo de la economía china, y la eterna crisis griega cuyo gobierno, cada día, es más incierto.  

A todo esto,  hay que sumarle una de las mayores crisis migratorias que se recuerdan en Europa. La Unión Europea y el Gobierno de España, por la parte que nos toca, no puede quedarse de brazos cruzados mientras miles de personas sufren y mueren. Dejando un lado las fotos amarillistas publicadas por los medios de comunicación, creo profundamente que España, un país que siempre ha sido un país emigrante debería  de, que menos, que aceptar a los refugiados sin poner trabas.

Y es que, Mariano Rajoy, sigue en su burbuja modo candidato sin mirar más allá que sus papeles. Sigue con el discurso victorioso de una recuperación de la economía mientras este mes de agosto los datos del paro son dramáticos y desmontan cualquier atisbo de duda en cuanto a la precariedad y la temporalidad laboral. Si la recuperación que vitorea Rajoy es la de cuatro contratos de tres meses por el precio de uno, no quiero esa recuperación.

Lo que convendría para los intereses de España y de la ciudadanía, es que de una vez por todas, Mariano Rajoy ponga la fecha para su salida del Gobierno que será en  las próximas Elecciones Generales  sea el 13 o el 20 de Diciembre.


Ese día será en el que empiecen las negociaciones con Cataluña para convencer (que no, vencer) que es mejor estar unidos que separados. Ese día será en el que se empezarán a derogar la Reforma Laboral, la LOMCE, la sanidad privatizada y tantas tropelías que la derecha ha realizado con España.

Ese día en el que comenzará una nueva legislatura: la del consenso y el dialogo con todas las fuerzas políticas para hacer una España federal  mediante el cambio de la  constitución de 1978. Ese día va a llegar y será Pedro Sánchez el que lidere esas reformas, desde el dialogo y la sensatez, desde la izquierda posible, desde el PSOE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario