lunes, 20 de abril de 2015

Cronos devorando a sus hijos

Su ansia de poder marcó su vida. No le bastaba con tener su parcelita como titán, él quería más. Se aprovechó de los malos comportamientos de su padre, de la mala imagen que daba y sobre todo se aprovechó del profundo descontento que causaba a los titanes, gigantes, ciclopes y hasta a su propia esposa, con toda esa fuerza que sumó cogió la bandera de lo nuevo y se enfrentó cara a cara a su padre.

Cronos traicionó a su padre y se hizo con el control de universo. La sorpresa fue que pasado un tiempo, empezó a vislumbrar aquellos vicios que el padre tenía. Se convirtió poco a poco en la imagen de su padre. Los detractores argumentaban los mismos argumentos que cuando su padre estaba en el poder.

Una noche tuvo un sueño, más bien pesadilla para su futuro. Vaticinó que un hijo suyo lo destronaría. Temeroso decidió tener una estrategia. Castigar y comerse vivo a todos sus hijos. Debió de pensar que si no tenía rivales seguiría allí eternamente.

Toda su vida constaba en intentar estar en el poder, para llegado una vez a lo más alto, ver fantasmas en todos lados y comenzar la estrategia de perpetuarse en el poder.

Por su ansia y tiranía, los peones maltratados del reinado de Cronos negociaron un futuro. El líder lo tenían: Zeus. El compromiso de no ser como los anteriores también, solo faltaba el apoyo de todos los demás "militantes". Así pasó bastante tiempo en la sombra y poco a poco consiguió muchos respaldos. Cuando llegó el momento de la lucha de titanes, Zeus obtuvo el poder de 100 gigantes armados, eso fue decisivo en la derrota de Cronos. Una vez derrotado fue encerrado en el Tártaro.

Con Zeus, su nuevo líder, el orden volvió a reinar. No era un líder personalista era un líder que dejaba a sus aliados responsabilidades concretas y el se fiaba de ellos y no estaba detrás. Zeus dividió su reinado en llamémosle ministerios, para que todos los que le apoyaron tuvieran su espacio en lo que se conoce como el poder compartido no el poder totalitario y sectario de sus antecesores.

Esta historia de la mitología griega se parece bastante al mundo de la política. En TODOS los partidos políticos en algún momento hay un Cronos con esa ansia de poder. Hoy vemos a Rodrigo Rato un grande del partido del gobierno y ahora sus propios compañeros reniegan de él. Pablo Iglesias reniega de su programa electoral europeo, y a Monedero lo tiene en el banquillo de suplentes de por vida. Ciudadanos reniega de su número dos de Cataluña  por posible fraude de 400.000€ y lo envían al “tártaro” del Eurogrupo como asesor. Y en definitiva en todos los partidos, ya sean a nivel local, provincial, autonómico y federal, hay alguien que juega a ser Cronos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario