domingo, 29 de junio de 2014

Las botas de Vicent Van Gogh

Es curioso como una obra de arte puede marcar tanto según el momento en el que te detengas a mirarla. Es por ello que siempre he dicho que el arte es ese vínculo que te atrapa entre una imagen y tu “yo interior”. Hoy me detengo unos minutos para escribir sobre “Las botas de Vicent Van Gogh”.

El arte, bajo mi humilde opinión, es como la vida. Puedes  quedarte en lo básico o indagar hasta preguntarte cosas inimaginables y encontrar respuestas increíbles. Con esta obra es exactamente igual, puedes mirarla y decir “son un par de botas” o puedes ir mas allá. Yo te invito a que te adentres en esta pintura y te preguntes lo máximo posible.

Para mí, esta estampa dice mucho. Me hace pensar en la persona que calza esas botas y en el estado de las botas, para mí es una analogía absoluta con la vida de las personas y las etapas de su vida.

Estas botas rasgadas, sucias, enclenques y explotadas, me dan una visión de la persona que las usa. Cierro los ojos y me imagino a una persona longeva, que no se preocupa por sus zapatos sino que lo único que le importa es seguir andando. El estado de deterioro de las botas marca toda una vida de alegrías y tristezas, de aciertos y errores, de satisfacción y de angustia.  Los cordones rotos y enmendados, me revela la personalidad de esa persona,  de las dificultades que ha tenido que pasar y sobre todo de cómo a sobrepasado esos tropiezos para seguir caminando. Estas botas son un reflejo de todo un camino lleno de aventuras, significa: todo un tiempo.

Porque ese tiempo, etapas, ciclos o como quieras llamarlo tienen esos momentos en los que  te detienes a mirar tus zapatos. Los observas y decides que tienes que cambiar de botas, a lo mejor no porque quieras, sino porque es inevitable para seguir caminando. A lo mejor as visto que con tus botas destrozadas  no puedes caminar mas y cambiándote de botas tiene todo un mundo por recorrer.

Esta obra, es un sinfín de detalles, el mero hecho de no tener un fondo claro y por ende no saber en donde se encuentra, puede dar pie a pensar que el pintor (o la persona que calza o usted o yo) no sabe en que punto se encuentra de su etapa. Puede encontrarse en el principio de su camino, o por el contrario, al final. Esta obra dice tanto con tan poco que puedes zambullirte todo lo que quieras en ella.

Tienes todo para meditar, solo necesitas relajarte y pensar ¿Cómo tienes tus botas? ¿Estas contento/a con tus botas? ¿Crees que ha llegado el momento de cambiarlas? ¿Eres de los que cambias de botas cada día porque no sabes que camino seguir? ¿Qué fondo tiene tus botas?

O traducido a preguntas sobre tu vida… ¿Cómo estas en tu vida? ¿Estas contento con tu vida? ¿Crees que tienes que cambiar cosas de tu vida? ¿Eres de los que cambias todos los días tu camino porque no sabes que es lo que quieres? ¿En que punto del camino estas?



No hay comentarios:

Publicar un comentario