viernes, 15 de junio de 2012

Mar de nieblas


Sin duda, el arte tiene esas cosas que hace que te  traslades a un momento explicito e imaginarte las circunstancias en las que el autor quiso exponer su visión sobre algo.

Personalmente tengo una enorme complacencia por la pintura. Me apasiona la pintura, sobre todo aquellas en las que eres tú el protagonista. Protagonista de desarrollar lo que el pintor quiso decir.

Con especial atención a mis gustos en pintura, no puede faltar una de las obras más enigmáticas de todos los tiempos. Con titulo “Caminante ante un mar de niebla” de Caspar David Friedrich. Siempre que me dispongo a observar e imaginar ante esta obra me siento profundamente identificado.

Una persona que apoyado en su bastón llega a lo alto de una cima y se sorprende ante un mar de nieblas y llegando a la conclusión de que quedan muchas cimas que alcanzar, muchas metas que conseguir y con paso firme ante la próxima meta. Durante ese camino, habrá sufrido, habrá tenido momentos felices, pero siempre con una idea clara, llegar hasta el final, y una vez allí admirad todo lo que aun queda de camino.

Quizás el autor quiso que nos detuviéramos a pensar que o quien es el bastón en nuestra vida que nos hace el camino mas ameno. Esa persona o esa cosa que hace que no nos caigamos, esa persona o esa cosa que hace que siempre tengamos algo en lo que apoyarnos.

Es posible que el autor quisiera dar ese toque de magia, ese toque místico que da la niebla como incertidumbre con lo que pueda pasar en adelante. Desde abajo se ve oscuro, y te hace sentir débil para no proseguir, pero tienes esperanzas en llegar a ver luz al final. Cuando llegas arriba te das cuenta que la oscuridad marchó y simplemente queda niebla para imaginarte tu mismo lo que quieres ver debajo.

Tal vez el autor quisiera despejar dudas de tu vida con este cuadro, quisiera que te dieras cuenta que siempre estas en un momento en lo alto de un pico viendo el horizonte con un poco de melancolía pensando que puede pasar en tu vida ahora, cual será la siguiente roca que conquistar.

Pues así me hallo yo, expectante con nuevos proyectos en mi vida, con una ilusión tremenda por cada uno de ellos, pero con una cierta incertidumbre sobre que me deparará la vida en estos tiempos. No me voy a caer por que tengo un buen apoyo, la fe.
Pasaré buenos y malos momentos en el camino, pero volveré a subir una a una todas las prominencias de la naturaleza hasta descubrir uno a uno cada espacio nubloso. Conocer mi paisaje o lo que es lo mismo conocer mi vida solo se hace caminando. Os invito a evadiros un rato en este magnifico cuadro e imaginar que sois esa persona. ¿Qué veis?

«El pintor debería pintar no solo lo que se encuentra frente a él, sino también lo que ve en su interior»
 Caspar David Friedrich

No hay comentarios:

Publicar un comentario